La revista sigue…

La revista sigue...
veinticinto años, cincuenta números
Dora Cardaci
PDF

Entré a Debate cuando acababa de salir el primer número de la revista (Madre mía… yo acababa de cumplir 40 años…). Fue en 1991, en el mismo año que terminó el trabajo del Equipo Internacionalista en Salud Mental Marie Langer. Allí conocí a Hortensia y empecé a relacionarme más con Marta. Nos caíamos bien. La mayoría de las veces coincidíamos en nuestros puntos de vista sobre lo que se discutía en el equipo y sobre otras cosas.

No recuerdo cómo me invitó Marta a participar en Debate. No sé si fue un lunes en que nos vimos en el equipo o si me habló por teléfono. Solamente me acuerdo que acepté sin dudarlo y que un día llegué demasiado temprano a su casa de Corregidora, situación que, como siempre, me hizo sentir un poco idiota. Como Marta es puntualofílica, mi llegada a deshora le pareció genial. Me puse a ayudarla a acomodar un montón de libros en inglés en una mesa. Después supe que su idea era que los revisáramos allí y que nos lleváramos los que más nos interesaban. En las siguientes reuniones le diríamos qué capítulos valía la pena traducir o qué libros reseñar.