Ten cuidado con las palabras patria e insomne, pero también con la palabra suave

Ten cuidado con las palabras patria e insomne, pero también con la palabra suave
lecturas
Carlos Pereda
PDF

Los poetas son guardianes. Ese es su oficio. Son los guardianes que cuidan las palabras de la tribu. ¿A cuáles palabras cuida esa poeta que es Carmen Boullosa, al menos en La patria insomne? A muchas palabras, a un montón de palabras arrojadas un poco a donde caigan (¿operación con materiales desvencijados?). Entre tantas de esas palabras, sin embargo, en esta lectura me limitaré a atender —¿previsiblemente?— cómo Carmen Boullosa cuida a dos de uso complicado y, hasta diría, apasionadamente enredado: patria e insomne. No obstante, también me detendré en una tercera —creo que de forma no menos previsible en el contexto mexicano—, la palabra suave, que parece infinitamente inocente, infinitamente inocua, infinitamente poca cosa, pero cuyo uso, al menos en la poesía mexicana, no lo ha sido, ni lo es.