Camila Vallejo: misión cumplida

Camila Vallejo: misión cumplida
desde Chile
Diamela Eltit
PDF

La calle ha sido uno de los instrumentos más eficaces para reunir y explicitar el malestar social. Es en ese sitio —cuando ocurre una ocupación de la ciudad—, donde lo público encuentra su mejor sede. La masividad y la aglomeración de los cuerpos permiten determinar la densidad del reclamo. La ciudad entonces se convierte en un espectáculo en el cual se cursa el descontento mediante un escenario que releva la vibrante energía social y el poder que alcanza esa energía.

Pero, sin duda, ese espacio (la calle como sede cultural de lo político) es también el lugar preferencial para el ensañamiento policial. El llamado orden público constituye el arma más visible para probar la fuerza represiva que aloja el Estado. La represión está allí para legitimar que (en último término) los espacios públicos le pertenecen a las fuerzas policíacas.