Los estudios etarios como estudios culturales

Los estudios etarios como estudios culturales
reflexiones feministas sobre la vejez
Margaret Morganroth Gullette
PDF

Durante el último siglo en los Estados Unidos, conforme la edad se ha convertido en una herramienta para dividir categorías y determinar subjetividades, el concepto de "etapa" de la vida se ha vuelto más prominente y realiza cada vez más esa labor enfática. Empecemos con la imperiosa tendencia a segmentar la vida continua en partes imaginarias, que es reificada por las denominaciones. Mi análisis de la guerra fraguada entre la generación X y los boomers apunta hacia dicha tendencia. El Occidente había logrado arreglárselas durante mucho tiempo con menos categorías (niñez, juventud, madurez, vejez), con fronteras difusas entre ellas y entremezclando las unas con las otras. Sin embargo, alrededor de la década de 1880 empezamos a atestiguar la rápida sucesión de reescrituras de la vejez como problema médico, de la invención de la jubilación, la "pediatría", la "gerontología", la "geriatría", la "adolescencia", los años de la mediana edad, el traslado del climaterio masculino de los 63 años a la mediana edad, las "flappers", la "Generación Perdida", la "madre que estudia un posgrado", el "nido vacío". Todo esto había ocurrido hacia mediados de los años treinta en los Estados Unidos.