Vocabularios en resistencia

Vocabularios en resistencia
desde la filosofía
Ana María Martínez de la Escalera
PDF

Cada cierto periodo de tiempo —se sabe— el vocabulario de la vida cotidiana experimenta modificaciones diversas, tanto o más que el de las jergas técnicas en circulación a través de las comunidades de sabios y entre especialistas. Cualquier región de la experiencia puede apropiarse secretamente de signos y códigos y decidir no compartirlos con el resto de los humanos, sólo consigo misma; reproduce así su singularidad y la actualiza introduciendo nuevos significados sobre viejos significantes. Ya se admiraba el viejo estructuralista del desmesurado número de significados que debían encajar en el reducido coto de los significantes. Estas transformaciones se deben en su mayoría al uso de la lengua, y por él a las fuerzas que al entrar en juego durante el intercambio de palabras, gestos y silencios entre los hablantes proponen un nuevo estándar comunicativo. Es preciso que las describamos como fuerzas de intromisión, porque no son puramente lingüísticas, su naturaleza o talante es muy otro; proceden de la economía, de la política y de la academia con sus mandatos o llamados a la irresistible uniformización global de la escritura de ponencias, a la claridad o a la conveniencia de adoptar una terminología mainstream. Una activista china se quejaba en un congreso feminista de la imposición de conceptos descriptivos por parte de las colegas europeas que reproducían así las prácticas colonialistas que decían criticar.