Mirar desde los márgenes o los márgenes de la mirada. Fotografía de dos mujeres indígenas de Chiapas

Mirar desde los márgenes o los márgenes de la mirada. Fotografía de dos mujeres indígenas de Chiapas
desde la mirada
Deborah Dorotinsky Alperstein
PDF

Una de las fortalezas de los estudios visuales, de acuerdo con el historiador del arte Keith Moxey, es su carácter interdisciplinario y la forma en la que en la pesquisa concreta, el investigador se ve forzado a familiarizarse con la tradición historiográfica de más de una disciplina. Este trabajo pretende mostrar dos cosas: en primer lugar que hay una mirada interdisciplinaria implícita y necesaria en el estudio de los significados, circulación y recepción de las imágenes y los textos de dos libros de autor: <em>Creencias</em> y <em>Mi hermanita Cristina</em>, de las fotógrafas tzotziles Maruch Sántiz y Xunka’ López Díaz. En segundo lugar, que para las fotógrafas el proceso de producción de la obra fotográfica se convierte en uno de investigación sobre sus culturas, su historia personal y el lugar de esta en la experiencia de transculturación. Partimos de la fotografía impresa ya que es dentro de los libros desde donde las fotografías han recibido la mayor difusión y el medio a través del cual han circulado con mayor efectividad. El acercamiento es multidisciplinario ya que las miradas desde los bordes de la antropología, la historia social del arte y la historia feminista del arte, nos ayudan, al combinarlas, a abordar las obras fotográficas y sus puestas en página para proponer que el uso del dispositivo fotográfico en manos de estas mujeres indígenas activa su agencia social, si bien no siempre logra subvertir los cánones fotográficos dominantes. Me interesa abordar no sólo el problema de los significados de las construcciones fotográficas y sus puestas en página, sino inquirir sobre la agencia social de las fotografías en los libros de Maruch y Xunka´; detenernos a pensar no sólo "qué pueden significar", sino "cómo causan efectos" en el ámbito de la fotografía contemporánea. Esto se entiende mejor si explicamos la acepción dada a "agencia" aquí. No existe en castellano un equivalente exacto al uso que en inglés se le dio al término agency en el estudio de la acción social. Aquí se emplea "agencia" como la utiliza Margaret S. Archer como la capacidad de obrar, propia de los seres humanos que no se limitan a sufrir o realizar las leyes del sistema (biológico o social), sino que actúan como sujetos agentes, es decir, con la propiedad de obrar deliberadamente (Archer 1997: 9). Ser un agente social, por tanto, implica tener una capacidad de actuar en el mundo cultural produciendo un efecto que no es programático ni regido por reglas sociales inamovibles. Es esta posibilidad de actuar produciendo efectos en el entorno, con cierta libertad aun dentro de las reglas, lo que a mi parecer diferencia sutilmente este término del de actor social.