Respuesta de Lydia Cacho ante la propuesta de asilo político

Respuesta de Lydia Cacho ante la propuesta de asilo político
desde la congruencia
Lydia Cacho
PDF

Hace unos días me entrevistó el corresponsal de la agencia de noticias EFE y durante nuestra charla me preguntó hasta dónde, hasta cuándo seguiré dando la batalla. Entre mis respuestas le comenté sobre varias reuniones con personajes internacionales que miran a nuestra patria, México, con ojos de asombro y cariño a la vez. El año antepasado la revista Yo Dona de España me otorgó un premio de derechos humanos y periodismo, lo recibí de una mujer a quien admiro profundamente: María Teresa Fernández de la Vega Sanz, la vicepresidenta de España. Ella conocía bien el caso (el de los pederastas y pornografía infantil y por ende el del dúo dinámico del coscorrón contra mí: Mario Marín-Kamel Nacif).

Luego de entregarme el premio, la vicepresidenta, en una charla emotiva me ofreció con toda seriedad que en caso de que yo lo considerara conveniente, bastaría con buscarla para solicitar asilo político en España para seguir trabajando sin miedo a perder la vida. Le agradecí infinitamente su oferta, en especial porque en aquel entonces no había ganado la batalla legal a Kamel Nacif y pendía sobre mi cabeza la posibilidad de pasar cuatro años en prisión por haber escrito Los demonios del edén: el poder detrás de la pornografía infantil.