Morir en náhuatl

Morir en náhuatl
desde la impunidad
Marisa Belausteguigoitia Rius
PDF

El 26 de febrero muere Ernestina Ascencio Rosario, indígena nahua habitante de la sierra de Zongolica, presuntamente violada y asesinada por los militares asentados en esa región.

El caso de la señora Ascencio se ha convertido en paradigmático, ya que su persona integra un número considerable de variables que lo condicionan no sólo a ser mal entendido sino a ser, muy probablemente, descalificado. Estas marcas identitarias son de índole cultural, política, lingüísticas y de género: ser indígena, ser monolingüe, ser pobre, ser vieja, ubicarse en una zona densamente ocupada por los militares, ser parte de una comunidad autónoma y ser mujer.