Historias en tránsito: Bajo el Tacaná de Isabel Vericat

Historias en tránsito: Bajo el Tacaná de Isabel Vericat
lecturas
Lucía Melgar
PDF

"Los cuerpos, no las fronteras, son puntos vulnerables", dice la voz narrativa en Bajo el Tacaná. "Fronteras sin cuerpos extraños es lo que queremos", dirían —si se atrevieran— voces oficiales.

En la era contradictoria del libre mercado y de la seguridad nacional, las fronteras se fortifican. La línea invisible que las conforma se marca y refuerza con una valla, con una doble, triple barda, como sucede ahora a lo largo de la frontera que une y desune a México y Estados Unidos. Los cuerpos, en cambio, se van desgastando en la marcha, se secan y desecan en el desierto, se hunden e hinchan en los ríos. El cuerpo se cansa, sufre, sangra en los caminos de la migración, en la emigración desde la pobreza hacia la esperanza, en los vericuetos de un exilio forzado por la miseria, por la necesidad y los sueños de una vida mejor.