La maternidad ejercida por varones

La maternidad ejercida por varones
desde la mater-pater-nidad
Cristina Palomar Verea
PDF

Cuando haces la comparación [con las familias tradicionales],
te preguntas, ¿yo por qué tengo que hacer eso [lavar, cocinar, recoger]?... y te cuesta más trabajo hacerlo, y como a las mujeres sí les toca hacerlo, se supone que les cuesta menos trabajo; es que uno, como hombre, pone un bloqueo y dices,
¿yo por qué? ¿por qué tengo que hacer estas cosas de mujer?
Pues no son cosas de mujer, son cosas de la vida (David).

 

Este trabajo es resultado de un estudio que forma parte de una más amplia investigación sobre el proceso de la construcción social de la maternidad, del cual hemos estado explorando diversas facetas. Nuestro punto de partida fue la afirmación de que la maternidad es un fenómeno compuesto por discursos y prácticas sociales que emanan de distintos lugares, y que conforman un imaginario complejo y poderoso que es, a la vez, fuente y efecto del género en todas sus dimensiones (Palomar y Suárez 2005), ya que produce tanto símbolos culturales y conceptos normativos, como instituciones e identidades sociales (Scott 1996). Dicho imaginario sobre la maternidad lo entendemos más como un mosaico discursivo compuesto de fragmentos que como un cuerpo coherente, compacto y unitario. Esto quiere decir que una gran cantidad de fisuras lo atraviesan, imprimiendo una textura discontinua y con diferentes grados de dispersión en su densidad discursiva. Las razones de esta fragmentación se encuentran en el hecho de que tanto las fuentes como el destino del discurso son diversos: por una parte, la experiencia misma de sujetos concretos, pero también las instituciones, los saberes, las regulaciones y las identidades que producen, son "evidencias" que confirman los discursos que se tejen en dichas experiencias subjetivas, al mismo tiempo que son los espacios de la producción permanente y múltiple del discurso.