Fronteras seguras, cuerpos vulnerables: migración y género en la frontera sur

Fronteras seguras, cuerpos vulnerables: migración y género en la frontera sur
fronteras Norte-Sur
Christine Kovic y Patty Kelly
PDF

Las fronteras nacionales separan, dividen y desmiembran. En tanto nos distinguen a “nosotros de los otros”, definen quién pertenece a la nación y quién está excluido. Las fronteras separan lo legítimo de lo ilegítimo y caracterizan a todo aquel que cruza la frontera sin papeles —principalmente a los pobres— como criminal.

Las fronteras desmiembran cuerpos y familias. Cada año, docenas de transmigrantes de Centroamérica son desmembrados: pierden un brazo, una o ambas piernas, al tratar de cruzar la frontera sur de México en su travesía hacia Estados Unidos. Las mutilaciones dejan a estos hombres y mujeres con pocas posibilidades de ganarse la vida y mantener a su familia. La política migratoria de Estados Unidos y los empleadores de ese país también desmiembran a las personas migrantes. Los patrones quieren braceros, brazos sin seres humanos, para así evitarse pagar los costos de reproducción de los trabajadores y sus familias. Los patrones sólo buscan brazos, no personas, como mano obra barata que se puede desechar cuando está demasiado vieja, demasiado cansada o demasiado enferma para seguir trabajando.