Lacan, el feminismo y la diferencia de sexos

Lacan, el feminismo y la diferencia de sexos
desde el diván
Danièle Levy
PDF

¿Feminista?

¿Cómo no ser feminista? Yo lo fui en ciertos momentos de manera más apremiante que en otros: cuando me enfrenté con el radical desconocimiento de los hombres sobre todo aquello que, como mujer, me parecía evidente: ellos deberían comprender... Y con su violencia a menudo incomprensible, aparentemente descontrolada. Más tarde, me percaté de que mi propio desconocimiento de su lógica subjetiva (desconocimiento de aquello que los afecta, de aquello que les ataca los nervios, de aquello con que sueñan) no era menor que el suyo respecto de las mujeres. Comprendí que también yo, aunque de un modo completamente distinto, les endilgaba maldades... En esos momentos, el que tenía frente a mí perdía su singularidad; ya no era Fulano, mi hermano, mi compañero, era “el hombre”, “los hombres”, solo o en pandilla. Algunas reflexiones de mi madre volvían a mi memoria.