Resistir

Resistir
desde la disidencia
Susan Sontag
PDF

Permítanme evocar no a uno, sino a dos héroes, sólo a dos, entre millones de héroes. A dos víctimas entre millones de víctimas. El primero: “Óscar Arnulfo Romero, arzobispo de San Salvador, asesinado en su investidura mientras oficiaba misa en la catedral el 24 de marzo de 1980 —hace 23 años—, pues se había convertido en ‘’un manifiesto defensor de una paz justa y se opuso públicamente a las fuerzas de la violencia y la opresión’’. (Cito la descripción del Premio Óscar Romero, que hoy se entrega a Ishai Menuhin.)