El traje nuevo de la emperatriz: lecciones de la integración de la perspectiva de género en México

El traje nuevo de la emperatriz: lecciones de la integración de la perspectiva de género en México
políticas públicas
Francisco Cos-Montiel
PDF

A partir de 1975, año en que se celebra en México la primera Conferencia Internacional de la Mujer, los países del mundo han llevado a cabo una serie de esfuerzos para atender los problemas que afectan a las mujeres. Una de las estrategias emprendidas fue la de establecer algún tipo de maquinaria en las estructuras gubernamentales que estuviera a cargo de atender los asuntos y problemas de quienes constituyen el 50% de la población de los países. Sin embargo, la evaluación de la Década de las Mujeres durante la Conferencia de Nairobi, Kenia en 1985 mostró que dichas dependencias habían alcanzado muy poco en términos de lograr que los “asuntos” de las mujeres estuvieran en el centro del debate nacional o de la corriente principal del desarrollo (Kabeer 1994, 2000; Moser 1989, 1993; Beall 1998; Kanji 2003; Razavi y Miller 1995; Goetz 1997). A excepción del sector salud, y particularmente en materia de salud reproductiva, los problemas de las mujeres seguían recibiendo poca atención o eran atendidos de manera muy marginal. México no fue la excepción y en la década de los setenta se echaron a andar diversas iniciativas en materia de planificación familiar al tiempo que se creó el Programa de Desarrollo de la Mujer, el cual en un momento dado se transformó en el Programa Mujeres en Solidaridad. Estos programas no sólo tuvieron la influencia teórica de la corriente de “Mujeres en Desarrollo” (Tacher y Mondragón 1997; Sedesol 1994) sino que estuvieron inscritos en los paradigmas de desarrollo predominantes en la época. Los resultados de dichos programas fueron diversos, pero una evaluación general muestra que si bien lograron atender algunas necesidades prácticas de las mujeres que viven en condiciones de pobreza, fueron incapaces de atacar las causas estructurales de la desigualdad tanto entre hombres y mujeres como en lo que se refiere a desigualdades más amplias.