Notas de una antiamericana

Notas de una antiamericana
miradas feministas sobre el 11 de septiembre
Rossana Rossanda
PDF

Están conmigo o están con Bin Laden", grita Bush mientras se prepara para castigar a Afganistán, talibán, no talibán y pueblo incluidos. Conozco el chantaje. No lo admito. No tomo partido por Bush y dejo que los necios deduzcan que estoy con Bin Laden. Me gustaría reflexionar sobre lo que ha sucedido, sobre lo que puede suceder y sobre lo que hay que hacer.

El 11 de septiembre no estalló una guerra. Las guerras comprometen a las naciones. Fue un acto terrorista y posee todos sus elementos característicos: la prioridad que se ha dado al símbolo, el golpe inesperado, la mano oculta, el cruce homicidio-suicidio, destinados a multiplicar el pánico. No todos los atentados de la historia son terroristas, pero éste sí: quien lo hizo conocía el blanco, las debilidades de su dominio desde el cielo, la segura amplificación de los medios de comunicación. Gracias a ellos, las Torres gemelas han caído no una sino diez mil veces en las pantallas, ayudando a gritar "es una guerra" y llamando a la guerra. Seguramente los terroristas lo habían tenido en cuenta.