Frigidez y placer de mis ancestras

Frigidez y placer de mis ancestras
caliente, caliente
Carmen Boullosa
PDF

Mi abuelo Enrique murió años antes de que yo naciera. Mis papás no se conocían siquiera, de hecho todo empezó entre ellos porque cuando el abuelo Enrique murió, mi mamá se enfermó (yo diría que en señal de duelo) y llamaron a mi papá, que era, como ella, alumno en la Berzelius, la escuela de Química de la universidad jesuita, para que la ayudara a ponerse al día en sus estudios. Él era un alumno brillante, alguno de los curas se lo recomendó a mi abuela como un buen tutor y además un joven decentísino.