Una profesión de fe: el amor

Una profesión de fe: el amor
lecturas
Aralia López González
PDF

//Yo amo lo delicado/y se me concedió con el amor, la luz del sol y lo bello", dice Safo en uno de los fragmentos del Libro IV. Y en un pequeño libro de poemas de 1986, Rosamaría Roffiel dice: "Hemos cumplido la sentencia/ por osar mirarnos desnudas al espejo./Corramos libres ahora." Si en Safo la delicadeza del amor le fue concedida, en Roffiel fue conquistada después de una condena. Por eso en Ancora, novela testimonial, el amor se feminiza totalmente en el encuentro de dos conciencias y dos cuerpos femeninos que física y espiritualmente hacen el amor en una especie de voluptuosidad sin memoria, y Lupe junto a Claudia corren libres ahora.