Doméstica, mujer o hija de familia. Identidades en entredicho

Doméstica, mujer o hija de familia. Identidades en entredicho
el trabajo doméstico
Mary Goldsmith
PDF

A finales de la década de los veinte y a principios de la de los treinta, la categoría doméstica no gozaba de una definición social muy clara en Tampico, Tamaulipas. Por ejemplo, el 25 de septiembre de 1929, María Moreno demandó a la Compañía Petrolera William Nienuau porque fue despedida después de haber trabajado dos años como ella misma decía, "en capacidad de doméstica" en dicha empresa. Durante este mismo año, Jorge Nader, propietario de la Fábrica de Ropa La Vencedora, al ser demandado por el Sindicato de Sastres y Similares de Tampico y Villa Cecilia por la separación injustificada de las señoras Inés de León y Petra A. López, argumentó que la primera no era obrera, sino doméstica en el taller y si pegaba botones era porque quería aprender el oficio de costurera. Ofreció, desde su punto de vista, un arreglo muy generoso: que pasara a su casa particular para hacer la limpieza.