Queer, manierista, bizarre, barroco

Queer, manierista, bizarre, barroco
las vicisitudes de lo raro
Bolívar Echeverría
PDF

Querida Marta:

El otro día, mientras explicabas el tema de la próxima entrega de debate,se me ocurrió comentar a la ligera que ya en el siglo XVII el comportamiento barroco había sido chocante para los usos establecidos, percibido como estrafalario, bizarre,y descalificado como raro, querer; ocurrencia que tú prontamente convertiste en tema de una posible colaboración mía. No tenía yo entonces en cuenta dos obstáculos que dificultan esa asociación entre lo querer y lo barroco, y sobre los que quisiera comentarte en esta carta —sustitutiva de esa colaboración.