Ubicar las políticas de la identidad

Ubicar las políticas de la identidad
identidades
Liz Bondi
PDF

La política de la identidad ha tenido críticas encontradas. A su favor, Rosalind Brunt la describe como una "política cuyo punto de arranque es reconocer el grado en que la actividad y el esfuerzo políticos implican un proceso continuo de hacernos y rehacernos —nosotros mismos y en relación a otros" (Brunt, 1989:151). Despectivamente, Jenny Bourne se queja de que este énfasis suponga un repliegue de los proyectos políticos emancipatorios colectivos: "La política de la identidad es toda la rabia. La explotación está fuera de moda (es extrínsecamente determinista). La opresión está de moda (es intrínsecamente personal). La interrogación sobre lo que se debe hacer es reemplazada por la de quién soy yo" (Bourne, 1987:1).1