Avidez de lo otro

Avidez de lo otro
otredad
María Zambrano
PDF

Avidez de "lo otro" podría ser la forma más benévola de señalar la envidia. Y antes que la avidez, que es el sustantivo, la esencia, llama la atención el término "lo otro". Es "lo otro" lo que toma aquí especial sustantividad, destacándose.

En el mundo español, tan especialmente azotado por la envidia, alguien extraordinario ha escudriñado en su fondo. Don Miguel de Unamuno la ha abordado de dos modos: en la novela Abel Sánchez, historia de una pasión y en un drama no muy advertido por la crítica y la atención pública: El otro. El drama dice ya en su título con desnuda elocuencia lo sustantivo de ese otro, que es el término, el objeto de la envidia... El otro, lo otro, sustantivado. Y la genialidad del poeta llega a no dar nombres en el drama, tragedia; es el otro, el hermano. El envidioso y el envidiado no tienen nombre: son el uno y el otro, y nada, nadie más.