Lo volvería a elegir

Lo volvería a elegir
movimiento
Marta Acevedo
PDF

¿Cómo empecé a interesarme en el feminismo? No lo recuerdo como algo gradual sino como algo que me sucedió de golpe. Fue una revelación que me llevó a una rebelión; es lo que te sucede cuando vislumbras algo de lo cual tenías sólo una intuición, y nada queda como antes para el resto de tu vida. Para entonces había estado de una u otra manera en movimientos como el magisterial, el de los telefonistas, o el estudiantil del 68; mucho antes fui catequista con los niños de Romita y los nuevos pobladores de Santa Marta Acatitla, y siempre era trabajar y militar para los demás; ellos tenían razones para organizarse, sus demandas eran claras y aunque en esos movimientos habíamos mujeres, eso no hacía que nos tomaran en cuenta para otra cosa que no fuera apoyo solidario, o sea, disponer de infraestructura para que lo importante ocurriera. Los demás contaban con motivos para organizarse y tenían una causa; las mujeres no nos atrevíamos a articularlas, a decirlas. Y creo que pasamos de un momento de no decir a uno de decir en voz muy alta cosas que no eran aceptadas, que afectaban en lo más profundo, pues lo que convertimos en político era en gran parte lo personal. Entonces sí había una diferencia con el resto de los movimientos, pues se ponía en juego tu vida cotidiana, toda tú por dentro y por fuera.