El sujeto inaudito. Breve diálogo sobre la diferencia sexual

El sujeto inaudito. Breve diálogo sobre la diferencia sexual
pensamiento
Alessandra Bochetti y Bia Sarasini
PDF

Bia: En estos años activos y fatigosos, nosotras las mujeres descubrimos que éramos diferentes. Remoto y extravagante, diría, nos parece el deseo de igualdad, que sin embargo en el pasado ha sido un estímulo poderoso para muchas de nosotras. Y es de esto que me gustaría discutir contigo, Alessandra, del camino recorrido en la diferencia.

Alessandra: Creo que las mujeres siempre han hecho un recorrido en la diferencia, esto porque no se puede emprender ningún recorrido fuera de la propia historia. La igualdad entre los sexos como objetivo, hoy diría como utopía, era fruto de una pobreza de espacio de sentido. Si pensamos que existe el hombre y existe la mujer así como el hombre la imagina y le pide que sea, una mujer que pide otra cosa sólo puede tender al deseo de convertirse en un hombre a los ojos del mundo, y a sus propios ojos. Porque si la diferencia es la establecida por el pensamiento y el deseo de los hombres, si la diferencia es en negativo y nosotras aceptamos de alguna manera ser esta diferencia, no tenemos espacio para salir de nuestra condición sino en un movimiento, imposible en la realidad pero fantaseado, de progresiva asimilación a la condición masculina. Pero si la mujer halla el modo de imaginarse a sí misma, de pensarse a sí misma, y de ser soberana de su diferencia, este régimen de escasez de sentido se interrumpe. Si no se reconoce mujer, obediente al sentido de los hombres, no por esto se pensará ni se querrá hombre, y empezará así a construir su ser sujeto en su diferencia. Por eso te decía que las mujeres siempre han estado en la diferencia, sólo que le han cambiado de signo, de negativo a positivo, de límitea espacio para sentidos nuevos.