Traddutora, traditora: una figura paradigmática del feminismo de las chicanas

Traddutora, traditora: una figura paradigmática del feminismo de las chicanas
1. en la frontera: las chicanas
Norma Alarcón
PDF

En su espléndido libro Quetzalcóatl y Guadalupe, Jacques Lafaye describe de manera fascinante los papeles que estas dos figuras divinas y míticas desempeñaron en la formación de la conciencia nacional mexicana. Quetzalcóatl era un dios azteca cuyo nombre, o así lo aseguraban los misioneros, denominaba, para los indígenas, al Mesías verdadero. Guadalupe, por otro lado, era la versión nativa de la Virgen María del pueblo mexicano —que en ese momento empezaba a conformarse— y, en cierto sentido, sustituía a la diosa azteca Tonatzin. Para la época de la independencia mexicana, en 1821, Guadalupe se había alzado triunfante como la patrona nacional de México, y su estandarte se enarbolaba con frecuencia en las batallas.