Sor Juana y otras monjas: la conquista de la escritura

Sor Juana y otras monjas: la conquista de la escritura
desde otro lugar
Margo Glantz
PDF

La hagiografía es una escritura particular, narra la vida de los santos. Es, por ello, una escritura edificante. Para Sebastián de Covarrubias, el autor del primer diccionario de la lengua castellana, edificar tiene además de su significado original, el de construir, un sentido figurado, “dar buen ejemplo uno con su vida y costumbres llevando a los demás tras sí con imitarle”. Las vidas de santos pretenden dejar de lado lo singular y lo específico, para destacar lo ejemplar, la médula del discurso, aquello que es cíclico, tautológico, redundante. La hagiografía católica española del siglo XVII —tanto en la metrópoli como en las colonias— se especializa en un tipo de discurso subordinado que no relata propiamente la vida de los santos, sino la de aquellos que al dar pruebas de “humildad profunda, mortificación extremada, pureza angélica”, optan por el camino de la perfección, o son postulados por sus biógrafos para la santificación.