La enseñanza del llanto

La enseñanza del llanto
memoria: Rosario Castellanos
Carlos Monsiváis
PDF

En 1948 Rosario Castellanos publica Apuntes para una declaración de fe. Si se descuenta un final oratorio (el "remate" cifrado en el llamado a la esperanza que exige una cultura en boga, requerida de mensajes), el poema ya contiene los elementos que desarrollará su obra: un lenguaje probadamente literario, un ir y venir de la cosmogonía al trazo irónico, un apego a la "sensibilidad femenina" y un rechazo sarcástico de la sensiblería. En 1948, Rosario tiene 23 años, la experiencia de una niñez chiapaneca, estudios en filosofía y letras, lecturas exhaustivas de la Biblia, Paul Claudel, Gabriela Mistral, los Contemporáneos (en especial José Gorostiza y Muerte sin fin), la formación en un medio familiar y social donde se entremezclan las vidas de los santos y las recomendaciones a las mujeres sobre su sitio en el mundo. De ese caudal, surge una poesía que, insólitamente, combina la devoción por la angustia con el sarcasmo, la piedad con la sonora falta de devoción: