El cuerpo femenino

El cuerpo femenino
la reconquista del cuerpo
Margaret Atwood
PDF

Estoy de acuerdo, es un tema intenso. Pero, ¿sólo uno? Mira por ahí, hay un montón. Por ejemplo, el mío. Me levanto por la mañana. Mi tema se siente del diablo. Lo salpico con agua, le cepillo algunas partes, lo froto con toallas, lo empolvo, agrego lubricante. Le echo la gasolina y allí va mi tema, mi temático tema, mi tema controvertido, mi tema amplio, mi tema cojo, mi tema miope, mi tema con problemas de espalda, mi tema mal portado, mi tema vulgar, mi tema afrentoso, mi tema envejecido. Mi tema que está fuera de discusión y de todos modos no tiene buena ortografía, dentro del abrigo que le queda grande y las botas de invierno desgastadas, escabulléndose por la banqueta como si fuera de carne y hueso, buscando lo que está allá afuera, un aguacate, un administrador, un adjetivo, muerto de hambre.