Lisístrata

Lisístrata
desde lo cotidiano
Aristófanes
PDF

CLEONICE: ¡Mujeres! ¿Qué quieres que hagan las mujeres de grande, de sensato? ¡En el hogar siempre, siempre con la carga encima! Nuestras túnicas de color azafrán bien restiradas, sin cintos, que van a dar hasta las sandalias afectadas y ceñidas. No pasan de eso.

LISISTRATA: Ahí está la llave de la salvación. En eso mismo confío. La túnica color de azafrán, bien suelta y hasta el suelo, las sandalias ajustadas, el colorete en la cara, y aquellas camisitas transparentes... ¡eso, eso es la salvación!