La democracia civilizatoria

La democracia civilizatoria
democracia
Luis F. Aguilar Villanueva
PDF

Por democracia suelen entenderse muchas cosas. Desde una regla procedural de elección de legisladores y gobernantes hasta un gran proyecto imperativo de sociedad igualitaria. La inestabilidad de sus denotaciones puede ser desesperante para los ordenadores lógicos de la vida política, quienes en este caos conceptual verían el origen de los males que distorsionan y pervierten la práctica real de la democracia. La plurivocidad del concepto no debe empero ni sorprender ni desesperar. Al corazón mismo de la lucha política moderna pertenece el debate sobre la idea de democracia. Su angostamiento o su expansiónno es producto de una especulación neutral, de seminario de profesores. Es una operación políticamente estratégica. Formar una cultura política en torno de un concepto ampliado de democracia o de uno restringido, casi técnico, acarrea efectos determinantes dentro de la arena política. Otorgará a algunos programas y partidos significado, consenso y mayoría, mientras descalificará a otros como irrelevantes y hasta nocivos. Conocen bien esta historia tanto los partidos 'liberales” como los “demócratas” y “socialistas”.