Vueltas y revueltas

Vueltas y revueltas Book Cover Vueltas y revueltas
Varios
abril 2007

Editorial

Vueltas y revueltas: el título que Diamela Eltit escogió para su artículo nos pareció exactamente el adecuado para este número de DEBATE. De vuelta a lo básico: el trabajo, con la explotación en la maquila y, sin embargo, con la independencia que un magro salario les da a muchas mujeres. La maquila en México es vista por una norteamericana y dos mexicanas. La maquila en China recibe la visita de una inglesa. Pero si bien lo que ocurre en China nos trae de vuelta a formas de esclavitud que suponíamos superadas, el horror en México es similar.

Abrimos la sección de la maquila como nueva esclavitud con un artículo de Leslie Salzinger que, a pesar de haber sido escrito ya hace algunos años, conserva su vigencia, pues entendemos que las condiciones laborales en las maquiladoras de Ciudad Juárez desafortunadamente no han cambiado mucho. Salzinger investigó como “observadora participante” las condiciones concretas de tres fábricas para encontrar la manera en que se crean las subjetividades de género en cada una y cómo su manejo está imbricado con las estrategias de control del trabajo. María Eugenia de la O nos ofrece un completo panorama sobre la situación de la maquila en México, durante los últimos cuarenta años del siglo XX, desde una revisión de los estudios que se han llevado a cabo desde la sociología, la antropología y la demografía.

El trabajador ideal para la maquila es una trabajadora, lugar común que pervive, a pesar de que actualmente cerca de la mitad de los trabajadores son hombres. Cirila Quintero expone en su trabajo la situación de estas trabajadoras, que a pesar de ser “ideales” siguen percibiendo sueldos que no alcanzan para vivir y cuya importancia para la maquiladora sigue asada en su poca preparación. Y para finalizar nuestra sección sobre la maquila, presentamos un reportaje apasionante sobre China de la periodista Isabel Hilton. La situación de los obreros y obreras que alguna vez fueron “dueños” de las fábricas que ahora los tratan como “insumos” (para retomar un término de Salzinger) es escalofriante y esperamos que no un presagio de lo que podría suceder a gran escala en nuestras zonas para la exportación.

Vueltas y revueltas: una revuelta está a cargo de Michelle Bachelet. Una entrevista que le realizaron antes de ser presidenta, nos da la clave de su motor existencial: transformar el dolor en fuerza positiva. Una breve explicación sobre la representación igualitaria en su gobierno nos ubica en el debate de la paridad. Llevar al extremo la lógica de la acción afirmativa y establecer una “cuota” que refleja la realidad demográfica de la condición humana: 50% mujeres-50% hombres ha sido visto hoy en día como una vía radical para acabar con el monopolio masculino en la política. El concepto de paridad cobra fuerza cuando la OCDE, preocupada por la forma en que las desigualdades persistentes entre los sexos contribuyen a la rigidez de los sistemas socioeconómicos, realiza el estudio Las mujeres y el cambio estructural (OCDE 1991). Al plantear que la escasez de mujeres en puestos de dirección es un freno al desarrollo económico, este informe de la ocde se vuelve el punto de apoyo para la Comisión Europea en su preparación del plan quinquenal (1990-1995) de igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres. La idea de que mujeres y hombres compartan paritariamente los procesos de decisión se perfila como un elemento de peso para lograr un mejor desarrollo económico.

A nivel informal, el concepto de “paridad” se esparce como reguero de pólvora entre grupos de feministas europeas. Estas visualizan la paridad como el mecanismo para repartir verdaderamente el poder entre mujeres y hombres, y así acabar con el monopolio masculino en la política. José Luis Zapatero en España y Andrés Manuel López Obrador y Marcelo Ebrard en México instauraron gabinetes paritarios. Pero sólo en el primer nivel de gobierno: sus secretarios. Bachelet en cambio instituyó la paridad hasta el tercer nivel de la administración pública: secretarios, subsecretarios e intendentes.

Nelly Richard y Raquel Olea comparten sus apreciaciones sobre el valor simbólico de la llegada de Bachelet a la presidencia. Diamela Eltit y Marta Lamas hacen un breve balance de su primer año de gobierno.

A continuación, Carlos Monsiváis incursiona en las variedades de la experiencia homoerótica con su acostumbrada lucidez y erudición, a partir de una revisión del libro Más allá de lo gay de Guillermo Núñez Noriega, quien explora las relaciones íntimas entre hombres (a los que no “se les nota”) que no se sienten ni nunca se llamarían a sí mismos “gays”.

El lugar de la madre ocupado por hombres y cómo se ubican en él estos hombres, es el tema del trabajo que presenta Cristina Palomar, y en el que esta variedad de la maternidad se vuelve entrañable a partir de la lectura de los testimonios y de las reflexiones que nos comparte la autora.

El psicoanalista y ensayista Adam Phillips discurre en un tono erudito, pero irreverente, sobre los deslices freudianos y sobre lo que Freud proponía con su invención del psicoanálisis —el tratamiento que siempre llega tarde—: darle la importancia debida a estas malas pasadas que nos juega el inconsciente, olvidarnos de nuestras fantasías de armonía, y amar con pasión, pero sin esperanza.

En nuestra sección de “Poesía”, presentamos una selección de poemas de la poeta uruguaya Idea Vilariño que dan idea de la calidad de su obra y de su “visión nihilista y escéptica —más que pesimista y angustiada—", como ha explicado ella misma.

Virginia Guzmán y Claudia Bonan, por su parte, exploran el panorama del feminismo y la modernidad.

El 4 de febrero de 2006, exactamente al cumplir 85 años, murió Betty Friedan. Dejó sin explicar las razones por las cuales se negó a hablar explícitamente sobre su trabajo crítico anterior a La mística femenina. Joanne Boucher explora en su texto los descubrimientos de Daniel Horowitz sobre su pertenencia al Partido Comunista y sus colaboraciones en varias publicaciones de izquierda, en la época de la guerra fría.

Nuestro universo, su formación, su expansión, la relatividad, el tiempo y el espacio son los temas que Julieta Fierro trata en su artículo de divulgación científica.

La sobria y conmovedora carta de Katia D´Artigues da cuenta de cómo, al igual que Bachelet, se puede transformar el dolor en fuerza positiva. D´Artigues pertenece a una generación de jóvenes periodistas que ejercen la crítica de manera implacable y honesta, y muestra que también es radical con ella misma.

En las "lecturas" tenemos la reseña de Ana Amuchástegui sobre La noche es joven de Héctor Carrillo y de Carlos Amador sobre un libro de David Leavitt acerca de Alan Turing y la invención de la computadora.

Y en la sección de “argüende”, un mantra en “p” y otro en “m” de Jesusa Rodríguez y una canción de ella misma y Liliana Felipe sobre el amor que no tiene reparos en decir su nombre.

ML y CO

Comité Editorial

Marta Acevedo
Enid Álvarez
Marisa Belausteguigoitia
Gabriela Cano
Dora Cardaci
Mary Goldsmith
Nattie Golubov
Lucero González
Sandra Lorenzano
María Consuelo Mejía
Araceli Mingo
Hortensia Moreno
Mabel Piccini
María Teresa Priego
Raquel Serur
Estela Suárez